Víctima de violencia de género apuñaló a su pareja

Una joven de 29 años fue protagonista de un hecho impactante en la vivienda que compartía con su pareja y los tres hijos de ambos en la localidad de Mariano Acosta.

 La mujer se defendió de una agresión del hombre, “que le reclamó porque la cena no estaba lista”, según precisaron fuentes judiciales, y lo apuñaló en la espalda, a la altura del riñón.

La mujer es mamá de un bebé de tres meses, otro de tres años y el restante de cinco, y ya había tenido varias denuncias por violencia contra su concubino, de 26 años. A punto tal que la Justicia de Paz de Marcos Paz, donde vivían anteriormente, le había dictado una restricción perimetral de acercamiento al sujeto para con ella. Pero hace un mes se reconciliaron y decidieron irse a vivir en familia nuevamente a Merlo.

En base a la reconstrucción del caso realizada , Axel M. L. llegó a la vivienda ubicada en la calle Hernandarias y Campanillas y “se enojó porque la comida no estaba preparada”. Así quedó establecido en la actuación policial y judicial luego del relato de él y de la mujer agredida. Ahí se generó una discusión con empujones recíprocos hasta que en un momento la joven, R.S.T. (su identidad no se publica porque para la justicia es la víctima), tomó un cuchillo de cocina casero y se defendió cuando el sujeto la iba a atacar a golpes, como ya había sucedido en las denuncias anteriores.

Herido, el hombre salió a la calle y pidió ayuda a vecinos, que lo trasladaron primero a una unidad sanitaria, de donde fue trasladado al hospital Eva Perón. Esa situación, el ingreso a dos centros de salud, es la que obliga a la intervención policial. Los agentes entrevistaron al apuñalado para saber qué le había ocurrido y el hombre dio su versión de los hechos. Me apuñaló mi mujer”, reveló, pero también contó que fue durante una discusión.

De inmediato una comisión de la comisaría 6ª de Merlo se presentó en la vivienda en la que ocurrieron los hechos y ubicaron a la mujer, quien “brindó exactamente idéntica versión de lo ocurrido”, detalló un investigador. Ella estaba con sus hijos y le mostró a los policías la documentación que acreditaba ser víctima de violencia. Es más: entregó a los agentes el arma blanca.

Allí se formó una causa penal que quedó a las pocas horas disuelta porque, una vez interpelado por funcionarios judiciales, el hombre optó por no realizar la denuncia contra la mujer. Es decir, no insta a la acción penal contra la madre de sus hijos. Para la justicia, entonces, queda claro que la víctima actuó en legítima defensa.

Lo cierto es que, de todos modos, la Justicia de Familia de turno dictó una restricción perimetral mutua: el hombre no puede acercarse a ella y ella tampoco a él. La investigación estuvo a cargo de la fiscal Marisa Monti, de la UFI Nº 5 de Morón.

Hits: 9

Compartí aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *